Topes de caucho para la absorción de impactos y la seguridad

A medida que los topes de caucho con inserciones metálicas, luces LED y otras características para una amplia gama de aplicaciones. Estos productos industriales de caucho de alta calidad y de volumen bajo a medio están diseñados para absorber energía y pueden soportar la exposición al viento, el agua, los productos químicos, la abrasión, la luz ultravioleta (UV) y otras condiciones ambientales.

Cómo seleccionar los topes

Los topes de caucho están hechos de materiales de caucho como EPDM, nitrilo, neopreno, SBR y silicona. También hay parachoques industriales de elastómeros termoplásticos (TPE) y poliuretano (PUR). A la hora de especificar los parachoques, los topes o los pies de parachoques, recuerde tener en cuenta todos los requisitos de su aplicación. La selección del compuesto, la dureza del material y la forma de la junta también son importantes.

La selección del compuesto ayuda a determinar las propiedades del material del parachoques de goma. Por ejemplo, los parachoques de EPDM proporcionan una excelente resistencia al ozono y a los productos químicos, pero ofrecen una resistencia relativamente pobre a los fluidos derivados del petróleo. Los topes  de nitrilo presentan una excelente resistencia a los productos petrolíferos, pero tienen una escasa resistencia al ozono y a la intemperie.

El durómetro o duro, una medida de la dureza, es también una especificación importante, ya que materiales como el EPDM están disponibles tanto en perfiles esponjosos como en perfiles sólidos. El caucho sólido es más duro y resistente a la compresión que el caucho esponjoso, pero no todo el caucho sólido es igual. Por ejemplo, los perfiles macizos a 40 duros tienen la consistencia de una goma de borrar. A 90 duros, son duros como discos de hockey.

Los parachoques de goma tienen diferentes formas. Las opciones son cilíndrica, semiesfera, cuadrada, cónica y empotrada. Al igual que la selección del compuesto y la dureza, la forma afecta a la resistencia a la compresión, una consideración esencial en las aplicaciones de parachoques en las que la amortiguación y la capacidad de resistir la deformación permanente son fundamentales.

Parachoques de goma con luz

Elasto Proxy también suministra parachoques de goma iluminados que resisten el agua y los rayos UV en una amplia gama de temperaturas. Equipadas con luces LED de larga duración y bajo consumo, estas defensas elastoméricas están diseñadas para iluminar la ubicación de pontones, muelles, terraplenes y dársenas, a la vez que protegen las estructuras marinas contra el impacto de embarcaciones y buques.

Con una vida útil estimada de 3 a 5 años, estos productos de caucho resistentes al agua son 100% reciclables y llevan integrados LEDs de 24 V de bajo consumo. Las luces pueden conectarse a una fuente de alimentación mediante cables o distribuidores. Los parachoques de elastómero iluminados se presentan en longitudes estándar de 5 m, pesan 5 kg/m y están diseñados para temperaturas que oscilan entre -40° C y 90° C.

Entre las posibles aplicaciones adicionales de las defensas de goma iluminadas se encuentran los entornos sanitarios, de construcción e industriales. En los pasillos de los hospitales, por ejemplo, los parachoques de goma iluminados podrían servir como barandillas que ayuden a proteger a los pacientes, al personal y a los equipos médicos. Las defensas elastoméricas iluminadas también podrían señalar la ubicación de los bordes y las barandillas en las pasarelas de las refinerías de petróleo y los andamios de la construcción.

Señales de tráfico y normas de seguridad en la carretera

Pueblan los laterales de las tranquilas calles de los suburbios, se sitúan en las intersecciones más transitadas y se ciernen sobre las autopistas de varios carriles. Pero las señales de tráfico que se ven en las carreteras no son meramente estéticas. Están ahí para advertirte de posibles peligros y para darte importantes instrucciones que te mantendrán a ti, a tus pasajeros y a los demás usuarios de la carretera seguros.

¿Por qué son importantes las señales de tráfico?

Las señales de tráfico o señalamiento vial proporcionan una valiosa información a los conductores y a los demás usuarios de la carretera. Representan las normas que existen para mantener la seguridad, y ayudan a comunicar a los conductores y peatones mensajes que pueden mantener el orden y reducir los accidentes. Descuidarlas puede ser peligroso.

La mayoría de las señales utilizan imágenes, en lugar de palabras, para que sean fáciles de entender y puedan ser interpretadas por personas que hablan diversos idiomas. Por esta razón, es importante que sepas lo que representa cada imagen y que las utilices para informarte en tu conducción. No hacerlo puede suponer un accidente grave o una multa.

¿Qué significan las diferentes señales de tráfico?

Las señales de tráfico tienen una gran variedad de formas y colores, y cada una tiene un significado específico. Las diferentes formas y colores sirven para ayudarle a identificar una señal lo más rápidamente posible, sin interrumpir su conducción.

Las distintas señales de tráfico se clasifican en cuatro grupos principales y subcategorías, por ejemplo

  • Reglamentarias: Control/Mando/Prohibición/Reservación
  • De advertencia: Trazado de la carretera/Dirección de la circulación
  • Orientación: Ubicación/Marcadores de ruta/Dirección
  • Temporal: Mando/Prohibición

¿Cómo son las señales de velocidad?

Las señales de velocidad son algunas de las señales de tráfico más importantes y comunes que encontrarás en las carreteras, y es crucial que las obedezcas. Las señales de velocidad son señales redondas con un círculo rojo alrededor del borde y un número negro dentro. El número indica la velocidad máxima (en kilómetros por hora) a la que está permitido circular en esa zona. Se aplica hasta que veas otra señal, que indica que el límite ha cambiado. Al salir de una ciudad importante, es probable que los números de las señales de velocidad pasen de 60 a 80, a 100 y, finalmente, a 120, que es el límite máximo de velocidad en las carreteras.

Las señales redondas que tienen un fondo azul y un número escrito en blanco en su interior indican el límite de velocidad mínimo en esa zona. Una señal azul con el número 50 escrito en ella significa que no se puede conducir a menos de 50 km/h, independientemente del carril por el que se circule.

¿Por qué debe enseñar a sus hijos las señales de tráfico?

Aunque tus hijos aún no tengan edad para conducir, es importante que sepan reconocer e interpretar las señales de tráfico que les rodean. Muchas señales se aplican no sólo a los conductores, sino también a los peatones, y los niños que saben leerlas correctamente tienen más probabilidades de estar seguros cuando caminan y cruzan las carreteras.

Enseñe a sus hijos cómo son las señales de stop y de paso de peatones, así como las señales que se encuentran cerca de sus escuelas y patios de recreo. Los niños también deben saber que el hecho de que estas señales estén colocadas no significa que puedan cruzar la carretera sin mirar. Tienen que respetar a los coches y otros vehículos, y deben mirar siempre a la izquierda y a la derecha.

Speed Bumps vs. Speed Humps

La seguridad del tráfico es una de las principales preocupaciones en los lugares en los que las personas y los coches están muy cerca. Cerca de los parques infantiles y las escuelas, en los aparcamientos y en las zonas multiusos, la conducción agresiva es un riesgo para la seguridad de los peatones. La reducción de la velocidad es una forma de proteger a las personas en estas zonas. La reducción de la velocidad del tráfico disminuye tanto la probabilidad de que se produzca un accidente como la posibilidad de que se produzca una muerte.

Tanto los badenes como los resaltos son útiles para fomentar una conducción segura en las zonas peatonales.

Aunque las zonas de velocidad se establecen a menudo para fomentar la seguridad en la conducción, es posible que no se respeten o se ignoren los límites establecidos, por lo que la pacificación del tráfico en estas zonas suele incorporar un diseño físico de la calzada o del entorno.

Los badenes son obstáculos verticales utilizados en la gestión del tráfico: protuberancias literales en la carretera que sacuden a los ocupantes de un vehículo que pasa demasiado rápido por encima. Son los elementos estructurales de pacificación del tráfico más utilizados. Pueden ser de asfalto, hormigón, plástico, goma o metal. Aunque estas medidas están relacionadas y tienen muchos de los mismos beneficios, no son soluciones intercambiables: son apropiadas en diferentes aplicaciones.

Speed humps

Los Speed humps o 6 ft speed humps, a veces denominados montículos u ondulaciones, se utilizan en zonas de velocidad de 10-15 mph. Suelen verse en calles locales o carreteras de enlace en las que el tráfico debe fluir con fluidez pero una velocidad excesiva puede poner en peligro a los peatones. Los parques infantiles y las zonas escolares suelen utilizarlos en la gestión del tráfico.

Un badén crea una suave sensación de balanceo en un coche que pasa por encima de él al límite de velocidad establecido. Si un coche circula a una velocidad insegura, el badén sacudirá el vehículo y su contenido, causando molestias a los ocupantes y perturbando la carga. Estos obstáculos suelen abarcar el carril en el que están colocados. De este modo, se anima a los vehículos a pasar por encima de ellos con ambas ruedas, reduciendo la probabilidad de tocar fondo.

Los badenes presentan una gran variedad de perfiles y longitudes de recorrido. Estos factores influyen en la experiencia de incomodidad creada en el vehículo que circula a gran velocidad. La longitud del recorrido varía entre 3 y 20 pies. Cualquier longitud de recorrido más larga que el vehículo crea sólo un movimiento de subida y bajada, mientras que una longitud de recorrido más corta que el vehículo crea dos movimientos de balanceo al pasar cada juego de ruedas. Los badenes suelen colocarse en serie, manteniendo la reducción de velocidad a través de un largo corredor.

Estos badenes verticales no son una buena opción para las carreteras arteriales, las vías de emergencia o cualquier calle en la que sea fácil para un coche eludir el badén circulando por un arcén. Por ello, suelen instalarse en entornos urbanos locales de uno o dos carriles donde hay bordillos y alcantarillas cerradas. Si los badenes se instalan en zonas donde hay un arcén, suelen ir acompañados de bolardos u otras medidas de obstrucción para evitar que los coches se salgan de la calzada.

Speed bumps

Los badenes son opciones más agresivas para calmar el tráfico que los montículos, por lo que son útiles en lugares donde los peatones y los coches comparten el espacio de forma estrecha, como los aparcamientos y las entradas de vehículos. Un badén suele reducir la velocidad del tráfico a 2-10 mph, lo que da a las personas y a los coches tiempo para reaccionar con seguridad. Los badenes rara vez se utilizan en las vías públicas porque exigen que los vehículos se detengan casi por completo para pasar por encima de ellos, y pueden dañar a los coches que circulan a velocidades normales.

Los badenes pueden tener de dos a cuatro pulgadas de altura, pero tienen una distancia de recorrido mucho más corta que los badenes. Estos obstáculos se encuentran bajo el neumático de un vehículo durante menos de la mitad de una rotación completa de la rueda, y su anchura estándar oscila entre seis pulgadas y dos pies. La relación entre la altura y la distancia de recorrido crea un rebote brusco en un vehículo, que puede sacudir tanto a los ocupantes como a la carga. Dado que un badén es siempre mucho más pequeño que los vehículos que pasan por encima, cada eje lo cruzará por separado, lo que significa que un coche que se mueve a una velocidad excesiva recibirá dos sacudidas sustanciales.

Los badenes, al igual que sus hermanos más sedentarios, pueden colocarse a intervalos para mantener la reducción de velocidad. Suelen estar espaciados con criterio, ya que son más incómodos de pasar a cualquier velocidad y se utilizan en zonas geográficas más pequeñas.