Consejos para una fiesta de primera comunión

La Primera Comunión es un momento increíble en la vida de un niño católico. Como otros acontecimientos religiosos, marca un momento de mayoría de edad. Después de ver a tus padres y a la comunidad de la iglesia participar en la recepción del cuerpo y la sangre de Jesús durante muchos años, por fin puedes participar. Es un gran acontecimiento.

Y también lo es la fiesta posterior de la Primera Comunión. Mis padres siempre bromeaban diciendo que yo tenía tres grandes acontecimientos en mi vida. Mi Primera Comunión, la graduación del instituto y mi boda. Probablemente añadiría ahí el nacimiento de mis hijos. Pero, realmente es así de importante.

Así que quieres la celebración de comuniones en Madrid. No importa si la celebración es una cena para 50 personas en el restaurante más elegante de la ciudad o una pequeña reunión en tu casa. Por suerte, hay muchas maneras fáciles de organizar una bonita fiesta de Primera Comunión. Mira nuestras ideas favoritas para la fiesta de la Primera Comunión a continuación.

Empieza por la invitación

Por suerte, con el auge de los diseñadores independientes, hay un montón de invitaciones de Primera Comunión entre las que elegir. Atrás quedaron las tarjetas en blanco que se consiguen en Hallmark. Hoy en día puedes elegir entre algunos hermosos diseños de invitaciones de Primera Comunión en nuestra tienda.

Antes de empezar a buscar, asegúrese de tener una idea del tipo de diseño de invitación de Primera Comunión que está buscando. ¿Quiere purpurina? ¿Papel de oro? ¿Un ángel? ¿Una paloma? ¿Una cruz? ¿Quiere que se represente el monograma de su hijo?

La invitación también debe ir en consonancia con el aspecto de la celebración. Si vas a celebrar un elegante almuerzo de Primera Comunión, entonces deberás utilizar una invitación más elegante. O si te centras en una reunión familiar más tranquila en casa, entonces puedes quedarte con una invitación más informal.

Este es también un evento en el que es mejor alejarse de lo digital. Soy una gran defensora de las invitaciones digitales para fiestas de cumpleaños e incluso baby showers. Pero la Primera Comunión se asemeja más a un evento formal como una boda. Haz que tus invitaciones se impriman y se envíen por correo a tus invitados. Apreciarán de verdad el recuerdo.

Piensa en los extras

La Primera Comunión es un evento que puede tener extras incluidos en la invitación. Si tienes muchos invitados de fuera de la ciudad, considera la posibilidad de incluir un conjunto de direcciones para ayudarles a moverse por la ciudad.

El restaurante o el espacio para el evento puede ofrecer una opción de menú fijo para que los invitados elijan, que debe pedirse antes del evento. Puedes incluir una tarjeta con las opciones del menú para que los invitados puedan hacer su selección. También es posible que el restaurante disponga de aparcamiento para los invitados. Considere la posibilidad de incluir un mapa con las plazas de aparcamiento ideales, información sobre el garaje y un vale de aparcamiento si es necesario.

La Primera Comunión es un gran día.

Y las agendas de la gente están muy ocupadas. Nosotros nos enteramos de la fecha de la Primera Comunión por nuestra iglesia en septiembre. Aunque no envié un save the date oficial, sí hice saber a nuestros invitados cuándo se acercaba. Así pudieron evitar otros conflictos.

Si te preocupa que los calendarios de los invitados estén repletos, ya que estamos en primavera, considera la posibilidad de enviar un aviso de fecha a principios de año.

A la hora de enviar las invitaciones, asegúrate de hacerlo con mucha antelación. Para un evento de Primera Comunión, yo apuntaría a unas 8 a 10 semanas. De este modo, tus invitados tendrán tiempo suficiente para apuntarse o cambiar de evento si hay algún conflicto. También podrán organizar el viaje, que puede ser complicado.

Decida el menú

Dependiendo de la iglesia donde tu hijo haga la Primera Comunión, el horario puede variar. Pero, por lo general, se celebra la misa de Primera Comunión por la mañana y se puede seguir con una celebración por la tarde.

El problema es que no siempre hay mucho tiempo entre los dos eventos. Dependiendo de cómo lo redactes en la invitación, podrías escribir “Celebración a continuación” o podrías fijar una hora concreta.

Soy una gran defensora de la cocina cuando se celebra un evento. Al menos, cocinar un menú con el que te sientas cómodo.

Pero no estoy segura de aconsejar esto para un evento de Primera Comunión. Cocinar lleva tiempo, mucho tiempo. Y si estás disfrutando de la misa y viendo a tu hijo recibir este importante sacramento por primera vez, no querrás preocuparte por servir entremeses al llegar a casa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *